Dos tercios de la población y la mitad de los maestros de ciencia creen el mito de que usamos solo el diez por ciento del cerebro. Esta noción existe desde por lo menos el 1936 y ha sido promulgada por campañas de publicidad y películas de Hollywood que aluden al interés del público de desbloquear una capacidad escondida que les permita hacer lo imposible. Existe vasta evidencia científica que demuestra que usamos todo el cerebro. En este texto se revisa el origen de el mito y argumentos expuestos en contra de la misma de parte de expertos de los campos de la neurociencia y la psicología.

El origen del mito del 10%

Es un poco incierto en donde inicia la premisa del 10 por ciento, pero muchos coinciden en un psicólogo llamado William James de la universidad de Harvard. En el 1907, en su libro titulado The Energies of Men, James dice que usamos solamente una pequeña parte de lo que podrían ser nuestros recursos físicos y mentales.  Esta aseveración fue mal interpretada por un escritor llamado Lowell Thomas quien cita a James incorrectamente, en el prólogo del libro How to Win Friends and Influence People de Dale Carnegie (1936), diciendo que la persona promedio desarrolla sólo un 10 por ciento de su capacidad mental latente.

Sam Wang (2009), neurocientífico y profesor de la universidad de Princeton, nos explica que el psicólogo James se refería al potencial evolutivo del cerebro humano que sigue desarrollándose constantemente, generación tras generación. Es por esto que vemos aumento en los resultados de las pruebas de inteligencia (IQ). Sin embargo el mito del 10 por ciento fue adoptada por muchos y sirvió de atractivo para estimular el trabajo y el aprendizaje en general.

Noción como atractiva

 Profesores de psicología, en el libro 50 Great Myths of Popular Psychology, explican que la aceptación y promulgación de este mito se debe en parte al consuelo en las personas de que no pueden alcanzar sus sueños porque no han aprendido el secreto para desbloquear sus mentes y explotar su capacidad cerebral escondida.

 

Confusión desde la Neurociencia

Algunos expertos indican que parte de la noción se puede argumentar del hecho de que básciamente una de cada diez neuronas se activa en un mismo tiempo para llevar a cabo ciertas acciones, por lo que haría sentido decir que sólo se usa un 10 por ciento del cerebro. Sin embargo, explica el Dr. Eric Chudler, neurofisiólogo conductual, que el trabajo de las neuronas es más que el activarse al momento de tomar acción; es también recibir y procesar olas de información. Esto significa que aunque las mismas no se ‘activen’ sí están trabajando.

Chudler argumenta que, aparte de los 100 billones de neuronas que habitan en el cerebro, existen de entre 10 a 50 veces más células gliales en el cerebro que tienen otras funciones. Estas funciones son: apoyo estructural al cerebro, insular axones, limpiar escombros celulares alrededor de las neuronas y regular la composición química del espacio extracelular. Es por esto que aparte de ese ‘10 por ciento’ de neuronas activas, hay toda otra gama de funcionamiento cerebral que trabaja constantemente en el cerebro.

Si llegáramos a activar todas las neuronas en un mismo momento, ocurriría una disfunción cerebral que pudiera resultar en convulsiones. Para evitar que esto ocurra el cerebro utiliza algunos neurotransmisores, como lo es el GABA, cuyo trabajo es apaciguar la actividad en ciertas neuronas para evitar la excitación neuronal masiva y por ende, una disfunción (Chudler, E., 2013).

La distribución de las funciones en el cerebro

Otra razón para creer el mito del 10 por ciento puede ser el hecho de que personas que sufren lesiones o traumas severos en el cerebro pueden seguir funcionando. El Dr. Chudler explica que el cerebro tiene la capacidad de adaptarse y recuperarse después de haber sufrido algún tipo de daño. Sin embargo esta habilidad no significa que la parte perdida no tenía una función. Cada parte del cerebro tiene una función que corresponde a un aspecto específico; como lo sería la vista, el tacto, la coordinación, la memoria, entre muchos otros. Es por esto que aunque el cerebro puede adaptarse a cierto grado de pérdida, muchas veces es imposible hacer la adaptación. La concepción de que distintas partes del cerebro corresponden a distintas funciones se lleva elaborando desde los 1800’s.

Psicólogos argumentan que no hay área del cerebro que pueda ser destruida por ataques o traumas a la cabeza sin dejar a los pacientes con algún déficit serio en su funcionamiento, por lo que es incongruente pensar que el 90 por ciento del cerebro es innecesario.  El uso de las distintas partes del cerebro se puede notar a través de máquinas y estudios como el MRI y los EEG, donde se registra la actividad cerebral. Aun haciendo tareas simples, se requieren contribuciones de áreas de procesamiento que se encuentran alrededor del cerebro.

¿Por qué el mito es absurdo?

En la revista Scientific American, Robynne Boyd escribe que las funciones más básicas del cerebro usan más del 10 por ciento: el rombencéfalo y el cerebelo, que controlan funciones del cuerpo como el respirar o el balance, suman por sí solos un 12 por ciento del uso; y esto es sólo para mantener al cuerpo vivo en el sentido más básico.

Desde un punto evolutivo, el Dr. Chudler explica que sería redundante y muy poco probable que el cerebro hubiera aumentado de tamaño si solo usáramos parte del mismo. Continúa diciendo que en el desarrollo del sistema nervioso, todo aquello que no sea útil se elimina posteriormente. Es por esto que en la etapa de desarrollo se tienen que estimular destrezas para que los niños puedan mantener funciones del sistema nervioso. Esto también explica cómo cuando un niño recibe una lesión severa, el sistema nervioso se ajusta para recuperar esas partes dañadas. Esto significa que si solo se usara un 10 por ciento del cerebro, el otro 90 no se hubiera desarrollado o se hubiera atrofiado.

Más allá del cine y la televisión

La magia de la ciencia ficción es la puerta hacia mundos exóticos, universos distintos y la posibilidad de tener habilidades súper humanas. Es jugar con la idea de que nuestro potencial está corto de una picada de araña o de una leve mutación genética. Es la premisa de que existe una droga que puede estimular nuestro cerebro de tal manera que podamos sobrepasar el 10 por ciento de nuestro cerebro y ganarnos un espacio en la matrícula de la escuela del profesor Xavier. Pero, ¿Qué pasa cuando se nos olvida que es ficción?

La noción del 10 por ciento no se basa en ningún descubrimiento o hecho científico, aunque muchos lo den por hecho. Por el contrario, es basta la evidencia científica de que usamos el 100 por ciento de nuestros cerebros. Aunque no exista un misterioso potencial en nuestras cabezas, podemos mejorar nuestras funciones cognitivas que tanto ejercita el cerebro. Por lo que quizás sea una mejor idea estimular el cerebro mediante actividades cognitivas que buscar una pastilla mágica que no existe.

¡Queremos saber!

Díganos su opinión respecto al tema. ¿Cree que utilizamos realmente el 10% del cerebro o que hay algo más? ¿Conocía sobre el tema o las razones detrás del mito? ¿Qué otros temas le gustaría ver en la página?

Referencias bibliográficas

Boyd, R. (2008, Febrero 7). Do People Only Use 10 Percent of Their Brains?. Scientific American. Recuperado de http://www.scientificamerican.com/article/do-people-only-use-10-percent-of-their-brains/

Chudler, E., (2013, Abril 17). Myths About the Brain: 10 Percent and Counting. Brain Connection.  Recuperado de http://brainconnection.brainhq.com/2013/04/17/myths-about-the-brain-10-percent-and-counting/

Chudler, E., (2014). Do We Use Only 10% of Our Brains?. Neuroscience for Kids. Recuperado de https://faculty.washington.edu/chudler/tenper.html

Cytowick, R., (2014, Enero 30). What Percentage of Your Brain do You Use? [Vídeo]. Recuperado de http://ed.ted.com/lessons/what-percentage-of-your-brain-do-you-use-richard-e-cytowic

Lewis, J. (2014). It’s a myth that we only use 10% of our brains – here’s why. The Conversation. Recuperado de https://theconversation.com/its-a-myth-that-we-only-use-10-of-our-brains-heres-why-29256

Lilienfeld, S., Lynn, S., Ruscio, J., & Beyerstein, B. (2010). 50 Great Myths of Popular Psychology: Shattering Widespread Misconceptions about Human Behaviour. Chichester, West Sussex: Wiley-Blakwell, 2010.

Mallet, J. (escritor), & Williams, L. (Director). (2010). Tablecloth Chaos (Ep. 151). In  Rees, P., Mythbusters. Australia: Beyond Television Productions

Wang, J., (2009, Mayo 21). Sam Wang on the 10% Myth. Debunking Common Brain Myths [Video]. Recuperado de http://bigthink.com/videos/debunking-common-brain-myths

¡Compártenos!